La ortodoncia en niños: ortodoncia y ortopedia dentofacial, ¿hay diferencias?

ortodoncia en ninos

ortodoncia en ninos

Tenemos que saber que  en  la ortodoncia en niños hay varios tipos de actuación terapéutica.

La ortopedia dentofacial implica la orientación del crecimiento y el desarrollo facial   que tienen lugar en  la niñez y la adolescencia. Durante este período, el ortodoncista evalúa el crecimiento cráneo facial del niño y la posición antero-posterior y transversal  de los dientes y maxilares, ya que una detección precoz de malformaciones esqueléticas y dentarias evitará  problemas funcionales o esqueléticos.

Si no se tratan las alteraciones del crecimiento y desarrollo de los maxilares en el niño, aparecerán problemas esqueléticos como: asimetrías faciales, mal posición dental que puede derivar en posibles dolores musculares y articulares que requieren tratamientos complejos, largos y costosos en la edad adulta (cirugía ortognática, extracciones de dientes, prótesis dentales…), etc.

Para el tratamiento de ortopedia dentofacial se utilizan aparatos especialmente diseñados para guiar el crecimiento facial según las anomalías que presente el niño.

Comenzar el tratamiento ortopédico en el momento óptimo garantiza los mejores resultados en el menor tiempo y al más bajo coste con  pronóstico favorable y aparatologías sencillas.

Por lo general, este momento es en la última etapa de la dentición mixta y antes de finalizar el crecimiento, pero no olvidemos que hay muchos casos en los que debemos actuar en fases más tempranas y reevalorar, es  lo  que conocemos como tratamientos interceptivos .

En nuestra Clínica Dental Madrid aconsejamos traer a los niños a revisión desde los 5 años, salvo que se observen patologías manifiestas detectadas por el pediatra o incluso por los propios padres.

La detección precoz de estos problemas nos permite planificar un tratamiento más eficaz para obtener los mejores resultados en el futuro.

Este  tratamiento temprano favorece también un correcto crecimiento y desarrollo de la mandíbula y el  maxilar, corrige hábitos inadecuados como los de succión o deglución, crea o mantiene  espacio para los dientes que aún deben salir, reduce o elimina problemas  respiratorios o del habla y reduce el riesgo de sufrir un traumatismo de los dientes prominentes.

Nunca sería posible conseguir una estructura bucofacial equilibrada y  armoniosa si los problemas de crecimiento no se corrigen en estas edades tempranas, teniendo que recurrir en edades adultas a soluciones quirúrgicas.

Si  la intervención ortopédica NO es necesaria, el ortodoncista vigilará cuidadosamente el crecimiento y el recambio dental cada 6 meses hasta que el niño finalice el recambio dental.

El tratamiento de ortodoncia en su actuación dentaria tiene lugar cuando los niños han finalizado el recambio dentario y sirve para corregir los dientes que están en mala posición recobrando su función masticatoria, su posición natural y estética, consiguiendo el equilibrio. Empezar antes no significa terminar antes porque necesitamos que hayan salido todos los dientes para poder finalizar el tratamiento completo.

Antes de iniciar el tratamiento se tomarán registros (radiografías, modelos y fotografías) y otras pruebas diagnósticas para determinar el punto exacto de la curva de crecimiento en la que se encuentra el niño y así obtener un diagnóstico concreto y crear un plan de tratamiento específico e individualizado para cada caso.

Para el tratamiento de ortodoncia se utilizan aparatos que permiten el movimiento dental (brackets o técnicas de ortodoncia invisible como Invisalign que en los adolescentes se denomina Invisalign Teen.  

El mejor ortodoncista en niños tendrá una formación en Ortodoncia Funcional y Dento facial y conocerá las posibilidades reales de este tipo de actuación terapéutica.

María Jesus Mourelle

Coordinadora Clínica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en ortodoncia niños y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.