El miedo al dentista

El temor a acudir al dentista es un grave problema que afecta a un gran porcentaje de pacientes, provocando con esta reticencia el empeoramiento de su situación, ya que cuadros de salud bucal simples y de fácil solución, se pueden convertir en complejos diagnósticos y tratamientos a la hora de recuperar no solo la salud de la boca, sino que también la autoimagen y la autoestima.

Estos miedos –irracionales para algunos- pueden agravar la situación de una boca enferma, llegando a extremos de pérdida de piezas, caries múltiples y problemas en las encías y huesos…

Es mejor decidirse y buscar un profesional que le inspire tranquilidad y seguridad. Los avances actuales de la medicina en lo que se refiere a la salud de la boca permiten establecer tratamientos eficaces sin traumas y en cualquier tipo de procedimiento.

En muchos casos, la ortodoncia es necesaria para una sonrisa bonita, no solo en adolescentes, también es muy frecuente y necesaria en adultos, pero no tiene por que ser una experiencia traumática y conflictiva. Los tratamientos de ortodoncia aplicando las últimas técnicas pueden ser invisibles y sin molestias para quien los lleva.

Lo importante es entender que una visita al dentista es necesaria para mantener la salud bucal, para corregir y mejorar defectos, como también trabajar con nuevos materiales, los efectos de la edad en la dentadura de las personas, aportando las mejores soluciones para una vida mejor.

El miedo al dentista se puede vencer, es posible tenerlo bajo control; lo importante es contar con la tranquilidad que le aporte un buen profesional, con seguridad, conocimiento y tecnología, para que además de no tener miedo, pueda lucir una boca bonita.

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en ortodoncia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.