Apnea del sueño en niños

¿Qué papel tiene el Ortodoncista en el síndrome del SAOS infantil?  (Apnea en niños)

Curiosamente son muchas veces en las que, si realmente es un profesional  especializado en niños,  él  es el que diagnóstica este trastorno cuando explora  al niño.

Las obstrucciones en las vías aéreas (vegetaciones y amígdalas) afectan seriamente el crecimiento Cráneo-Facial del niño y por tanto su eliminación será uno de los objetivos a conseguir para lograr el mejor resultado en el tratamiento de ortodoncia.

Las apneas en los niños son diferentes a las del adulto.  En primer lugar, en los niños predomina la obstrucción parcial (hipoapnea), mientras que en los adultos es más frecuente la obstrucción total (apnea); además, las apneas en los adultos presentan somnolencia diurna y la duración mínima de falta de oxígeno es de 10 segundos. Los niños no suelen tener somnolencia diurna y las apneas de duración menor a 10 segundos, ya se pueden asociarse a saturaciones de oxígeno importantes; además los niños pueden presentar sólo episodios de hipoventilación.

La causa más frecuente del  SAOS  infantil (Apnea)  es la hipertrofia adenoidal y amigdalar. Su tratamiento es quirúrgico. Tras el mismo, se solucionan las alteraciones y desaparece la sintomatología.

El tratamiento de la hipertrofia adenoidal sigue siendo su extirpación y su reticencia por parte de los otorrinos es menor que la extirpación de las amígdalas  donde hay grandes reticencias por parte de los pediatras y otorrinos.

Hoy en día, gracias al láser, se efectúa una reducción amigdalar, en lugar de la extirpación clásica o completa. Ello supone un cambio radical de conceptos ya que se reduce el volumen de la amígdala, dejando un resto amigdalar, permitiéndole mantener su función y la producción de inmunoglobulinas. Siendo además  una intervención ambulatoria sin complicaciones.

La Apnea y ronquidos frecuentes tienen  relación según estudios con Trastornos en el Comportamiento. Según Chervin y Guilleminault, los niños que roncan (roncadores simples), tienen un riesgo dos veces superior de padecer un síndrome de hiperactividad y déficit de atención. Este riesgo se eleva al triple en los niños menores de ocho años. El reciente y exhaustivo estudio, realizado mediante encuestas a padres de 866 niños, constata que el riesgo de hiperactividad es todavía mayor cuando el niño sufre de SAOS.

Otras alteraciones frecuentes son la conducta agresiva y rebelde, la timidez patológica, y el fracaso escolar y pueden estar relacionados con pesadillas y terrores nocturnos. Igualmente la enuresis nocturna puede tener relación con la Apnea Infantil.

El Retraso en el Crecimiento  es uno de los principales rasgos del SAOS avanzado en la infancia.

Las causas del mismo son:

1. Un aumento del gasto calórico, debido al incremento del esfuerzo respiratorio y la sudoración al dormir (como suelen describir los padres, ”el niño lucha por coger el aire”).

2. La disfagia, cuando hay una gran hipertrofia amigdalar y adenoidal, ya que no podrán respirar y comer al mismo tiempo. Tragar les lleva tiempo, más de lo que los padres suelen estar dispuestos a esperar. A menudo, prefieren alimentos blandos o muy líquidos.

3. Finalmente, los alimentos tienden a pegarse en la garganta, debido a la escasa saliva, consumida al respirar con la boca abierta.

Además, el olfato está disminuido (hiposmia) por la hipertrofia adenoidal, con lo que comer no resulta agradable.

3. Una disminución de la síntesis de la hormona del crecimiento, y de los ”insuline growth factors” IG F-1 e IGFBP-3, que están fuertemente relacionados con la fabricación nocturna de la misma.

Igualmente, las Alteraciones del habla son otros de los trastornos de la hiperplasia de vegetaciones y/o amígdalas ya que al no pasar correctamente el flujo de aire a través de las fosas nasales por hipertrofia adenoidal o vegetaciones no hay permeabilidad nasal para lograr una resonancia óptima en los fonemas (m,n y ñ)  y como consecuencia se produce  la  nasalización de la voz o  voz gangosa. Las Alteraciones en el oído con otitis serosa crónica y otitis medias de repetición tienen también relación con la hipertrofia de adenoides.

Las Alteraciones del desarrollo Maxilofacial y de la Oclusión ocasionados por la hiperplasia adenoidal y/o amigdalar  puede producir  la ”FACIES ADENOIDEA” o ”cara de cansancio” que incluye cara larga y estrecha,  nariz pequeña y respingona, hipoplasia de senos maxilares, del maxilar superior y de la mandíbula,   boca abierta,   y maloclusión dentaria.

Por ello se hace necesario  una estrecha colaboración entre el otorrino y el ortodoncista cuando éste le refiere a los niños que presentan hipertrofia de vegetaciones y/o amígdalas para conseguir así ,  no solo  los mejores resultados en  el tratamiento ortopédico ortodóncico con el   aumento  del paso del aire por la nariz y la reducción del volumen de las amígdalas posicionando  correctamente la lengua y favoreciendo un correcto crecimiento de los maxilares, sino también para poder tratar el SAOS en el niño.

Una vez más un enfoque interdisciplinar es el que nos asegura el mejor tratamiento de ortodoncia en niños.

María Jesús Mourelle

Coordinadora Clínica

 

Esta entrada fue publicada en ortodoncia niños y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.